• Quienes Somos
  • Nuestros Valores
  • Prensa y RTV
  • Servicios
  • DONAR
  • Contacto

Noticias Internacionales

Secretos de Saint James’ Way

Radio Camino de Santiago 7 febrero, 2021


Fondo
Pincha en el icono del mundo y elige tu idioma para escuchar la publicación.

Secretos de Saint James’ Way: Cuenta la leyenda que Matilda, la hija del rey Enrique I de Inglaterra, peregrinó a Galicia en 1125 y llevó de vuelta para su padre la mano izquierda del Apóstol, que el monarca entregó a la abadía de Reading, un edificio que él mismo mandó construir pocos años antes en honor a su hijo fallecido y que cumple 900 años en este 2021.

El hilo musical de la abadía –ahora en ruinas– corre a cargo de los pájaros que la transitan y recuerdan que allí, en el siglo XIII, también se escribió una de las canciones más antiguas del mundo, Sumer is icumen in (más conocida como La canción del cuco), cuando Reading ya atraía a miles de peregrinos por el valor de sus reliquias.

Con la intención de “traer de vuelta” el fervor del peregrinaje a la ciudad de Reading, hace ya dos décadas se empezó a fraguar la idea de la Saint James’ Way (Camino de Santiago, en inglés) y comenzarla desde allí, según explica a Efe el vicesecretario de la Cofradía de Santiago en Inglaterra (CSJ), Robin Dorkings.

Es la ruta “más apropiada que un peregrino hubiese tomado” en la Edad Media, cuenta: ir a Reading para ver la mano del Apóstol y de ahí partir hacia Santiago de Compostela por el camino “más corto”, es decir, andar a Southampton para embarcar allí hasta A Coruña y luego rumbo a la santiaguesa plaza del Obradoiro por el denominado Camino Inglés en Galicia.

Así se llama al trayecto predilecto de los británicos en el Medievo, que une la ciudad herculina y la capital gallega a través de 75 kilómetros, pero que no cumple con el centenar que se necesita para obtener la Compostela. Este hecho llevó a la CSJ a pedir al deán de la Catedral de Santiago “una excepción” a la regla, relata a Efe el gerente de la cofradía, Freddy Bowen. Y lo consiguieron. Ya que la ruta contaba con muchos años de “tradición” e “historia”, a los ingleses se les permitió conseguir el documento si probaban que habían andado los kilómetros restantes en su país de origen, y fue la oportunidad perfecta para vincular oficialmente la St. James’ Way con el Camino original.

UNA DOCENA DE NUEVAS RUTAS. Pero no es el único ejemplo. Dado el creciente interés de los británicos por el peregrinaje, la CSJ, junto con varios grupos locales, comenzó a promover una docena de nuevas rutas por todo el Reino Unido para oficializarlas e incluso señalizar la ruta con la mítica concha peregrina.

Dorkings asegura que la St. James Way está desarrollada bajo el modelo del Camino de Santiago español y cuenta con su propia “guía”, así como con un “pasaporte” y “ocho iglesias con sellos”; pero no es demasiado conocida entre la población inglesa y por ello sus peregrinos todavía “se cuentan en centenas y no en millares”, como ocurre en el francés o portugués, por ejemplo.

LEER MÁS…

FUENTE: EL CORREO GALLEGO

Etiquetado como:.

Publicación anterior