• Quienes Somos
  • Nuestros Valores
  • Prensa y RTV
  • Servicios
  • DONAR
  • Contacto

Noticias Alojamientos

De peregrinos a hospitaleros en su propia casa

Radio Camino de Santiago 23 noviembre, 2021


Fondo
Pincha en el icono del mundo y elige tu idioma para escuchar la publicación.

De peregrinos a hospitaleros en su propia casa: Rosa y Ray llevan desde 2004 en el Camino de Santiago. No es que aún no hayan llegado a la ciudad de Apóstol. Lo que ocurre es que estos vecinos de Manzanares El Real (Madrid) son peregrinos “enganchados”, ya habituales de la ruta más antigua de Europa. Rosa lo admite sin pestañear: “Somos esos locos del Camino”.

Juntos, en solitario, con sus hijas o incluso junto a su suegro octogenario, la pareja madrileña no sabe ni cuántas veces habrá cruzado la plaza del Obradoiro. Al menos veinte o treinta… algunos años más de una vez. Tienen sellos y credenciales para tapizar un edificio entero. ¿Y la indulgencia plenaria, el premio del peregrino? “Esa la tenemos muy plena”, bromean, de tantas veces como se han merecido la Compostela.

Pero si Rosa, educadora infantil, y Ray, funcionario, son conocidos en el Camino de Madrid (el trazado oficial a Santiago que parte de la capital) no es porque hayan gastado las botas. Es porque han creado en su propia casa un albergue de acogida a la vieja usanza, emulando a los templarios que guardaban el Camino en la Edad Media. En la Encomienda de RayyRosa hay siempre cama y comida para el peregrino.
“Ya acogíamos en casa, en el cuarto del ordenador, donde teníamos un sofá-cama. Pero cerraron un albergue de Manzanares y entonces decidimos construir una casita de madera donde podemos albergar hasta a seis peregrinos”. Esa casita roja tiene una habitación con literas, una cocinita y un pequeño aseo. Como los albergues de acogida tradicionales atienden solo a los peregrinos en ruta. Comparten cena y desayuno con ellos y a cambio reciben un donativo.

“Normalmente nos llaman vía whatsapp y, como no vivimos en el centro del pueblo, los voy a recoger y les traigo para casa”. Lo bonito es que la cena es “comunitaria”. Los anfitriones suelen preparar un plato de cuchara: unas lentejas, unas patatas a la riojana… Se conversa, se prepara la siguiente etapa, un chupito y a la cama.

LEER MÁS…

FUENTE: EL MUNDO

Etiquetado como:.

Publicación anterior