• Quienes Somos
  • Nuestros Valores
  • Prensa y RTV
  • Servicios
  • DONAR
  • Contacto
  • Inicio
  • keyboard_arrow_right Historias y más
  • keyboard_arrow_right El Peregrino se encuentra un pulpo de un metro de alto…. de Candido Pazos

Historias y más

El Peregrino se encuentra un pulpo de un metro de alto…. de Candido Pazos

Radio Camino de Santiago 3 septiembre, 2020


Fondo
Pincha en el icono del mundo y elige tu idioma para escuchar la publicación.

Su currículum es casi tan extenso como la cantidad de áreas en las que ha triunfado. Artista, investigador, atleta, piloto automovilístico y paisajista son algunas de las ocupaciones que ha desarrollado a lo largo de su vida, aunque lo que más popularidad le ha traído y lo que lo ha llevado a formar parte del selecto club de los Gallegos del Año es su faceta como escultor.

Cándido Pazos destaca por ser uno de los más importantes embajadores del Camino de Santiago, ruta a la que ha dedicado más de 60 piezas de gran tamaño, algunas de ellas tan emblemáticas como la Porta Itineris Sancti Iacobi o Puerta de Europa, situada en la entrada de Santiago por el Camino Francés, o la Fonte da Peregrina en el Monte do Gozo.

Su última creación, sin embargo, no consiste en una fuente, una escultura humana o una gran esfera, sino en un animal que, por tradición, cultura y valor, representa una de las exquisiteces más demandadas de todos cuantos llegan a Galicia. Un gran pulpo de cerca de un metro de altura y elaborado en bronce es la última obra de este prestigioso escultor. La pieza fue realizada con vistas a su exposición en un gran templo de la gastronomía gallega, la Pulpería Ezequiel, un restaurante situado en Melide y que recibe la visita de decenas de peregrinos cada día. “Es el restaurante que más pulpo vende de Europa”, señala el escultor, antes de explicar que su obra se expondrá “en un lugar predilecto, frente a un mural del Camino de Santiago que diseñé hace años”.

La escultura destaca por su simbolismo al mostrar un gran pulpo ya sin cabeza y preparado para ir a parar a la olla. Con sus ocho tentáculos cayendo de forma natural, la pieza supone un homenaje más a la cultura gallega y, muy especialmente, a la Ruta Jacobea, a cuya promoción el autor ha dedicado buena parte de su vida artística. “Como buen gallego tengo predilección por mi tierra y por el Camino de Santiago, en el que he trabajado durante muchos años”, explicó.

LEER MÁS…

FUENTE : EL CORREO GALLEGO

 

Etiquetado como:.

Publicación anterior