• Quienes Somos
  • Nuestros Valores
  • Prensa y RTV
  • Emisora
  • DONAR
  • Contacto

Noticias Camino

Vida de Camino: la historia de Jato

Radio Camino de Santiago 26 diciembre, 2020


Fondo

¡DESCARGA NUESTRA APP GRATUITA!



Vida de Camino: la historia de Jato: “Siempre, el día de Navidad, se ponía en la mesa del albergue un plato para el peregrino que va a llegar, por si alguno venía. Y siempre llegaba alguno”, relata, muy emocionado, el villafranquino Jesús Arias Jato, uno de los míticos hospitaleros, quizás el más auténtico, del Camino de Santiago.

Un año llegó una mujer inglesa, Allison, el día de Nochebuena, una peregrina con la que cuajó una gran amistad posterior y que hace pocas semanas falleció. “Al entrar, pidió para dormir. Y le contesté que aquí no podía, si no venía a cenar con nosotros, con mi familia, porque ya está la mesa puesta. Cuando vio su plato se quedó alucinada”.

Conceptos como la solidaridad y la hospitalidad por las que Jato es conocido en todo el trazado de la ruta milenaria y que ahora ha querido de nuevo poner en valor realizando el Camino en una vuelta al pasado, para lo que se acompaña de su inseparable Irene García-Inés, en un proyecto cultural que han bautizado ‘Por amor al Camino‘, y que empezó con el ofrecimiento para escribir un libro juntos y al final se convirtió en varia iniciativas culturales “para rescatar y mantener a flote la esencia del Camino”.

La importancia reside también en hacerlo a falta de unos días para iniciarse el Año Jacobeo 2021.

Imágenes, texto y vídeo: Agencia ICAL

Vida de Camino: la historia de Jato: Pero Jato, con una prótesis en la rodilla izquierda, es mucho más. Fue un 10 de mayo de hace 80 años cuando su abuelo invitó a los peregrinos a castañas, que le cantaron el ‘mayo’, tradiciones hoy casi desaparecidas. “Y todo porque había nacido su primer nieto”, exclama entre risas. “No me acuerdo de la hora que era porque estaba preocupado en nacer”, ironiza, con un recuerdo cómico a Gila. “Debió ser al amanecer.

Mi pobre madre, con los disgustos de la Guerra Civil, no tenía leche. Y me pusieron a mamar en la burra”. De eso no se enteró hasta que cumplió los seis años, cuando observaba, literalmente, que aquel animal, nada más que lo veía, corría junto a él. “Cuando la querían quitar, mordía a todo el mundo.

No querían que me cogieran”. Ahora, ocho décadas después de ver la luz, se adentra a la Plaza del Obradoiro, calado de esa fina lluvia que empodera a Galicia, que la hace diferente, y que se marca en los huesos. Y todo, tras casi tres meses de aventuras, dificultades y grandes momentos que les han permitido encontrarse de nuevo en una vuelta al pasado.

LEER MÁS…

FUENTE: SALAMANCA 24H

 


Pincha en el icono del mundo y elige tu idioma para escuchar la publicación.

Etiquetado como:.

Publicación anterior